Inscripción Curso breve sobre Vinculación con el medio e infancias impartido por VIME
junio 18, 2021
Jean-Paul Sartre por Raúl Velozo
junio 21, 2021

Jürgen Habermas por Martín De la Ravanal

En el marco del natalicio de Jürgen Habermas, filósofo y sociólogo alemán, conversamos con el académico del Departamento de Filosofía, Martín De La Ravanal, quien ha estudiado lo realizado por Habermas.

¿Qué te motivó a estudiar a Habermas?

Me acerqué a Habermas por un escrito en conmemoración de los 200 años de La Paz Perpetua, texto de Immanuel Kant donde habla la necesidad de alcanzar la paz mediante una Federación de Naciones, un derecho cosmopolita y la idea de hospitalidad universal. Habermas conecta estas ideas con la necesidad de una organización política de las naciones que incluya el respeto activo y global a los derechos humanos y una justicia internacional.

Luego estudiando el tema de las crisis me encontré con el texto Problemas de legitimación en el capitalismo tardío y, finalmente, sus ideas al respecto contenidas en su obra mas importante: Teoría de la Acción Comunicativa. Su advertencia de cómo los sistemas de mercado y la burocracia pueden fagocitar las capacidades éticas y democráticas de las y los ciudadanos me parece de toda vigencia.

Frase o idea que elegirías de Habermas. Sólo una.

Creo que la idea que más me resulta atractiva de Habermas es su compromiso con el ideal kantiano de la ilustración de hacer un uso público de la razón y de considerar a toda persona como un potencial participante en una deliberación, en base a razones, sobre las instituciones y normas que nos rigen como sociedad.

Según tu parecer, ¿Cómo influyó él en el pensamiento de la sociedad?

Creo que un punto importante es la crítica que realiza a la reducción de la política a una cuestión de expertos e ingeniería social. La defensa de que la política no es el terreno de la lucha e imposición de intereses, sino que es un espacio de razones y argumentos, y que los órdenes políticos y jurídicos, para ser legítimos y justos, tienen que recoger los intereses mas universales de los seres humanos, como la dignidad, la justicia, la autonomía y solidaridad. También diría que fue relevante su apertura a que la filosofía no se enclaustre en su torre académica, sino que debe dialogar con las ciencias naturales y sociales, pero por sobre todo, con la sociedad civil, de modo que la o el filósofo se dirija a los demás no como un filósofo rey, sino como un ciudadano entre ciudadanas y ciudadanos interesados en aportar a clarificar colectivamente los temas públicos.

¿Qué le preguntarías si pudieses conversar con él?

Me interesaría mucho saber su postura respecto al futuro de la sociedad capitalista, de cara a las realidades del poder de los algoritmos y la digitalización de la vida, el acelerado deterioro medioambiental y la amenaza de la expansión de formas regresivas y/o autoritarias de hacer política. También le preguntaría por su visión del futuro de los proyectos socialdemócratas.

¿Qué diría/reflexionará hoy Habermas sobre la coyuntura chilena y mundial?

Creo que estaría muy interesado el naciente proceso constituyente, dada la pluralidad y riqueza de perspectivas que en él se encuentran. Recalcaría, creo, el desafío de generar una lealtad al orden político desde lo que él llama un patriotismo constitucional, para lo cual es clave que el proceso no se defina sólo por la capacidad de aglutinar mayorías, sino por el proceso deliberativo, es decir por la calidad de discusión pública y transparente que se dé en él. Respecto de lo internacional, Habermas se ha manifestado sobre la crisis del coronavirus donde ha expresado su preocupación al ver cómo políticos han vacilado respecto al rol del estado de salvar todas las vidas, frente a los costos económicos que esto conlleva. Habermas ha ido colocando acertadas críticas al rol de los tecnócratas en la Unión Europea sin que eso signifique, claro, que dejemos la cancha libre a los demagogos y neo-autoritarios chovinistas que desconocen el legado democrático y universalista del humanismo ilustrado.