Revive el lanzamiento de la II versión de Cartografía de Mujeres Filósofas en Chile
diciembre 7, 2021
Guía para el abordaje de la violencia y discriminación por motivos de género: ¿Cómo acoger a una persona?
diciembre 9, 2021

Filosofía Usach organiza presentación de libro de Jordi Nomen, experto internacional en filosofía para niños y niñas

  • El jueves 16 de diciembre a las 10:00 horas se realizará el lanzamiento de “El niño filósofo y la ética”, libro que contiene herramientas pedagógicas para desarrollar una ética, tanto en la escuela como en la casa, y afianzar en los niños/as valores pluralistas.
  • La actividad es organizada por el área Vínculo con la Escuela Pedagogía en Filosofía USACH, es de carácter online y será transmitida a través de Facebook Live @FilosofiaUSACH. Sus inscripciones están abiertas: https://forms.gle/vL21eUNfohWqvgXHA

Jordi Nomen, referente ineludible en el campo de la filosofía para niños y niñas, refuta la idea generalizada de que en el mundo se vive una “crisis de valores”. “La mayoría de padres, madres y educadores saben perfectamente que una «buena vida» sigue pasando por cultivar la bondad y el amor, aunque eso, en efecto, colisiona a menudo con los nuevos modelos de éxito social y personal”, sostiene el autor, magíster en filosofía para niños y jefe del departamento de Humanidades de la escuela Sadako de Barcelona, reconocida como uno de los centros educativos más influyentes e innovadores de España. Para Nomen, la tarea es seguir defendiendo esos valores, por eso el libro “El niño filósofo y la ética”, pretende incidir en el desarrollo de la dimensión cuidadosa del pensamiento, profundizar en la comprensión del pensamiento ético desde la infancia y alentar a desarrollar prácticas en el hogar y en la escuela para promoverlos. Para ello, se proponen una serie de actividades pedagógicas inspiradas en grandes pensadores como Confucio, Tolstói, Gandhi, Nussbaum, entre otros, que ayudarán a transmitir esos valores de forma natural y amena. Por otro lado, “se pretende estimular que esos valores se lleven a la práctica en virtudes, principios y normas, para facilitar la construcción de una ciudadanía activa que, en última instancia, pueda mejorar la calidad de la democracia”, destaca. 

La presentación en Chile del libro “El niño filósofo y la ética” se desarrollará el próximo jueves 16 de diciembre a las 10:00 horas y es una actividad organizada por el área Vínculo con la Escuela Pedagogía en Filosofía USACH del Departamento de Filosofía. Incluye la presentación del libro más un conversatorio abierto a todo público, y se busca que este lanzamiento se constituya como una instancia para potenciar prácticas docentes de filosofía con niños y niñas en el ámbito del pensamiento cuidadoso de la formación valórica. Para el área Vínculo con la Escuela Pedagogía en Filosofía USACH es una manera de aportar a los saberes teóricos y prácticos en filosofía con niños y niñas que realizan los centros educativos, en especial aquellos que reciben a los/las profesores/as en formación de nuestra carrera en sus pasantías. 

Marcela Quevedo, Doctora en Ciencias de la Educación, académica del Depto. de Filosofía y Encargada del área Vínculo con la Escuela de Pedagogía en Filosofía USACH aborda la relevancia del trabajo del filósofo y autor, tanto por sus libros como por sus innovaciones pedagógicas y el cual ha sido reconocido con los premios EDU21 en 2009 y Arnau de Vilanova en 2011 por su labor pedagógica: “Jordi Nomen sitúa las prácticas docentes en filosofía con niños y niñas en el centro de la discusión y la acción filosófica y pedagógica. No sólo se trata de saberes teóricos propios de la filosofía, sino también de los saberes prácticos sobre cómo mediar en el filosofar de niños y niñas sobre aquellos temas que les interesan acerca de las cosas del mundo y de sí mismos. Me parece que el mayor desafío de la filosofía con niños y niñas, es decir del estudio de Nomen, no es incluso la enseñanza de la filosofía al modo academicista que conocemos en las universidades, sino el filosofar que los niños y niñas saben hacer muy bien frente al asombro”.

“Si queremos contribuir a evitar la discriminación, es necesario construir, junto con los niños y niñas, un código ético y moral que pueda presentar otras alternativas”

“El niño filósofo y la ética” culmina una trilogía sobre el pensamiento multidimensional (crítico, creativo y cuidadoso), iniciada por Nomen con “El niño filósofo” (2018) y seguida con “El niño filósofo y el arte” (2019). Su última publicación pretende incidir en el desarrollo de la dimensión cuidadosa del pensamiento. 

¿Qué nos podrías contar sobre la idea de la ética del cuidado, cuando tratamos con niños y niñas?

Jordi Nomen: Podemos definir la dimensión cuidadosa del pensamiento como aquélla que da valor a lo que ama, se moviliza para preservar lo que aprecia e intenta traducir en normas, principios y virtudes, lo que considera de valor.  Pretende educar así en la razonabilidad y la sensibilidad para formar una estructura de carácter personal que pueda colaborar en la creación de una ciudadanía democrática que dirija la transformación social hacia la justicia y el bien común.  Si queremos contribuir a evitar la discriminación, la exclusión, el autoritarismo, la intransigencia, la deshonestidad, es necesario construir, junto con los niños y niñas, un código ético y moral que pueda presentar otras alternativas, basadas en el ejemplo y el testimonio. Pero no se trata sólo de un pensamiento intelectual sino de un pensamiento en acción, que se moviliza para defender la libertad y la justicia, la dignidad humana y los derechos que la reconocen y protegen. La ética del cuidado define un nosotros en el que cabemos todos y nadie queda atrás, a excepción de los que quieran, desde la intransigencia y la intolerancia, acabar con la convivencia. 

¿Qué consejo le darías a educadores y estudiantes de pedagogía en Filosofía para incentivar en niños, niñas y adolescentes el aprendizaje y la dedicación a la Filosofía?

Jordi Nomen: En primer lugar les aconsejaría que tomaran conciencia del papel que la filosofía puede jugar en la vida de sus alumnos si la hacemos descender de las alturas y la instalamos en la calle, en las escuelas, en la vida. Filosofar junto a otras personas fortalece el aprecio a la diversidad y el pluralismo, a nivel social, y la resiliencia, a nivel personal. Además, añadiría que los docentes o adultos acompañantes, tienen como principal misión favorecer la autonomía y la libertad intelectual de las personas que les han sido confiadas, para favorecer que creen y desarrollen un “proyecto de vida buena” que les aporte felicidad y estimule la creación y el mantenimiento de una democracia de calidad, basada en el bien común. Los adultos que filosofan junto a los niños y niñas son ejemplo y testimonio de la fortaleza que demuestra la cooperación frente a la competencia.